menu

Calçots al horno

Hacer calçots al horno no es lo más habitual, pero sí una forma muy cómoda de poder hacer una calçotada muy digna. Además, hay varias formas de hacerla, desde la más sencilla metiendo los calçots directamente al horno, o haciendo algo más elaborado individualmente. Aquí todo vale...

¿Es la mejor opción hacer los calçots al horno?

No, hacer los calçots al horno no es la mejor opción, pero bueno, por otro lado nos da más juego y una cierta libertad. No todo el mundo dispone de un campo en el que hacerlos con sarmientos. Vamos a ver varias maneras de hacer calçots al horno, y alguna de ellas es muy ingeniosa.

Comprar Calçots

Simplemente, calçots al horno

Sacude ligeramente los calçots para quitarles toda la tierra que tengan adherida, y mételos directamente en el horno. Debería estar ya caliente a máxima potencia. Cuando estén doraditos pínchalos con un cuchillo para ver si están bien hechos por dentro. Hay quien los quema un poco más por fuera con una parrilla eléctrica. También es una buena idea.

Sirve como en una calçotada tradicional: calçots en teja, salsa, baberos, etc. Una calçotada "indoor". sonrisa

Calçots horneados individualmente

También puedes hacer esta otra receta. Limpia todos los calçots cuidadosamente, déjale un poco de hoja verde, y envuélvelos de uno en uno en papel de aluminio. Después se colocan en el horno a máxima potencia y previamente calentado.

Calçots al horno

De esta manera habrás conseguido que estén más jugosos, pero por otro lado no se habrán quemado nada. Usa estos calçots para rebozar o para hacer en tempura. También puedes hacer una receta de crema de calçots con ellos.

Calçots con relleno al horno

Esta receta es de aquellas que valen la pena. Vamos a buscar calçots con bastante hoja. Cortaremos unos 5 o 6 cms de la parte central de la hoja, la lavamos y la reservamos.

Limpiamos bien la parte blanca. Incluso dejamos sólo la parte blanca sin el nudo de la raíz. Envolvemos individualmente en papel de aluminio y metemos en el horno durante unos 30 minutos a máxima potencia. Iremos pinchando con un cuchillo para saber si los calçots están hechos.

Mientras los calçots están en el horno rellenamos los trozos de hoja verde con el relleno preferido. Recomendaciones:

  • salsa romesco
  • reducción de salsa romesco
  • requesón
  • ... usa la imaginación. ;-)

En cuanto estén hechos los calçots les quitamos la primera capa de piel y los pasamos por la sartén con un poquito de aceite. En cuando estén doraditos los servimos en un plato junto a la hoja rellena.

¡Con esto triunfas!

Recetas con calçots

Calçots caramelizados

Hacemos los calçots al horno como en el primer caso. En cuanto estén bien hechos los sacamos del horno y los ponemos en una sarten con azúcar y unas pocas gotas de zumo de limón (para que no cristalize el azúcar). Para coger un color más oscuro puedes poner una cucharada de azúcar moreno por cada cuatro de azucar blanco.

En cuanto estén listos los calçots, los picamos con una tijera y los echamos en una sartén con una cucharadita de aceite. En cuanto esté caliente se echa el caramelo, y listo.

Libro de recetas con calçots
 

No tengo más recetas de calçots al horno, pero si quieres añadir alguna sólo indícanoslo. Puedes usar el enlace de contacto con Calsots.com.



¿Te ha gustado esta página?

Me gustaría que la compartieras.

Los 'Me gusta', Tweets, y +1 ayudan a que Google se la tome en serio...

¿Me echas una mano? ;-)

En Calsots.com utilizamos cookies para mejorar tu navegación. Si continuas navegando, se considera que aceptas el uso de cookies. En nuestra política de cookies puedes cambiar la configuración u obtener más información.
OK